5 tendencias de interiorismo en Ibiza

 En Sin categorizar

Seguro que si te hablan de Ibiza, lo primero que te viene a la cabeza son playas de aguas cristalinas, casas blancas y atardeceres de ensueño. Estos elementos que caracterizan a la isla Pitiusa por excelencia, se han plasmado durante años en la decoración interior de topo tipo de viviendas en las que el blanco como color predominante y el minimalismo como estilo más empleado han marcado tendencia en el interiorismo en Ibiza.

Si quieres conocer los cinco estilos decorativos que marcan tendencia en la isla, no te puedes perder este post. Te los contamos.

1. Contraste de blanco con algún toque de color

El blanco siempre ha sido protagonista en la isla de Ibiza. Tanto es así que este color es una de las características principales del conocido como estilo ibicenco. Así, las paredes blancas rinden homenaje a la sencillez payesa y convierten los interiores en espacios amplios y luminosos. También es tendencia la ausencia de puertas para dividir estancias pero las necesarias por factores funcionales, se camuflan perfectamente pintadas también en este color.

Entre tanto blanco, destacar algunos elementos de la casa como textiles o mobiliario en alguna tonalidad azul o turquesa dándole un toque inspirado en el mar, o una tonalidad mostaza inspirada en el sol y los atardeceres de la isla, es siempre un acierto. Pero si lo que queremos son espacios totalmente neutros, siempre podremos optar por el beige o el color arena, dos colores neutros que siguen combinando a la perfección con el blanco.

2. El minimalismo, el estilo que no pasa de moda

Seguramente, si echáramos un ojo a las tendencias de interiorismo en Ibiza de años atrás, encontraríamos el minimalismo como estilo decorativo predominante. Una de las cosas que más caracteriza a la isla de Ibiza es la paz y el relax que se puede encontrar en ella. Esto, se ha querido plasmar en la decoración interior de sus casas mediante espacios completamente diáfanos, en los que reina el orden y en los que siempre el menos es más.

La singularidad del minimalismo es contar sólo con lo estrictamente necesario para poder llevar a cabo una vida rutinaria dentro de la vivienda. Fuera elementos que no se utilicen en el día a día, que generen estrés o que faciliten la existencia de un continuo desorden. Así, nada de colocar cuadros y otros objetos decorativos que no tengan una determinada funcionalidad y nada de sobrecargar los espacios de muebles que no sean los estrictamente imprescindibles.

3. Madera en estado puro

La arquitectura ibicenca ha tratado durante todos sus años de historia convivir con la naturaleza que la rodeaba. Esto se ha visto reflejado en interiores cada vez más naturales en los que se ha apostado por la colocación de plantas de hojas de colores muy vivos y de muebles realizados de maderas prácticamente sin tratar. Desde aparadores, mobiliario de cocina, mesas, librerías y mesitas auxiliares, hasta cabeceros, bancos e incluso vigas o travesaños. Todos ellos realizados de maderas autóctonas que van a ser los que impriman carácter en espacios neutros.

Lejos queda ya el tallado de la madera para corregir sus vetas y sus formas irregulares. Ahora, es tendencia resaltar la belleza de lo natural, otorgar toques que por desenfadados que parezcan no quiere decir que no estén al mínimo detalle pensados y cuidados. Elegir entre maderas más oscuras que impriman más carácter como la madera de nogal o el ébano o maderas más grisáceas o beiges de un estilo más nórdico como la de pino o la de arce ya es sólo una cuestión de gusto.

4. Modernización con estilos rústicos

Aunque pueda parecer una contradicción, incluir toques rústicos en el diseño de interior de una vivienda es sinónimo de modernizarla. Lo rústico es más que nunca una tendencia actual. Pero, ¿cómo convertir tu casa del mar en una casa con estilo campestre? Basta con mostrar en algunas instalaciones la piedra desnuda en algunos tramos de pared, añadir muebles y alguna viga decorativa en madera maciza y optar por el esparto como textil más destacado.

El esparto, aunque pueda parecer un material basto, colocado de forma estratégica en determinados puntos de la vivienda puede llegar a ser todo un acierto decorativo que transmita distinción e incluso elegancia. Así, colocar una alfombra de esparto bajo la mesa auxiliar del salón y un estor a juego, del mismo material tapando el dintel del ventanal es toda una exposición de gusto y estilo. No pienses que añadir estos toques rústicos puede envejecer o sobrecargar el estilo de tu casa. Nada más lejos de la realidad. Lo rústico ha llegado para quedarse en el ámbito del interiorismo en Ibiza.

5. Los textiles recobran protagonismo

Hasta hace muy pocos años, nos empecinábamos en cuidar hasta el máximo detalle de la decoración de nuestro hogar incluyendo muebles, lámparas y cuadros de gran atractivo, dejando a su suerte la elección de los textiles.

En el interiorismo entra en juego hasta el más mínimo detalle, hasta el último cojín que coloquemos encima de nuestro sofá o hasta la colcha que decidimos poner encima de nuestra cama. En Ibiza, los textiles siguen un marcado estilo boho chic que casan a la perfección con la tendencia de incorporar toques de color en contraste con el blanco. Estos textiles se caracterizan por estampados vistosos que trasladan a ambientes árabes o indios y por la realización en ganchillo y la utilización de flecos. Apostar por esta tendencia en alfombras, cojines, mantas para el sofá y cortinas será siempre una garantía de éxito decorativo.

El interiorismo en Ibiza está en plena evolución y todo para conseguir mimetizar decoración y naturaleza en espacios que ya de por sí te transportan a una isla en la que el estrés y la rutina quedan fuera de plano.